CORONAVIRUS: ¿La culpa es de los murciélagos?

Nadie sabe con certeza de dónde surgió el nuevo coronavirus, la enfermedad que ha infectado a más de 111,000 personas y mató a alrededor de 3,800 en todo el mundo (ver mapa en tiempo real) desde que surgió en China a fines de diciembre del año pasado.


Sin embargo, tanto investigadores como medios de comunicación por igual apuntan cada vez más a los murciélagos como los grandes culpables(ver bibliografía recomendada). Y pensar en lo que eso significará para las criaturas aladas hace que Merlin Tuttle, un biólogo con sede en Austin, Texas, que ha sido pionero en la investigación y conservación de los murciélagos desde 1959, se estremezca de miedo.


Gracias a una mezcla de folklore y tropos modernos de terror, los murciélagos no tienen una gran reputación en muchas comunidades. Pero especialmente en los últimos 20 años se les ha relacionado cada vez más con los orígenes de epidemias de hendra, ébola, MERS, nipah, rabia, SARS y una serie de otras enfermedades. "Y cada vez que hay un gran susto" como ese, Tuttle explicó a un conocido medio estadounidense. "Haces que la gente salga y mate a los murciélagos", o incluso gobiernos que abogan por iniciativas de sacrificio o reubicación al por mayor. En este momento en las redes sociales, según Leslie Sturges del grupo de conservación de murciélagos Save Lucy, con sede en Mount Solon, Virginia, "estamos escuchando sugerencias tan descabelladas como: matar a todos los murciélagos para proteger la salud humana".

Todo esto es horrible para las docenas de grupos de conservación de murciélagos que intentan detener el declive global de las poblaciones de esta especie. La mayoría de los amantes de los murciélagos reconocen que, gracias a algunas peculiaridades de la biología y la sociedad, las criaturas portan una cantidad asombrosa de enfermedades que no les causan mucho daño pero que realmente pueden afectar a los humanos cuando dan el salto. Pero Tuttle cree que eso probablemente sea cierto para muchos animales, y que los investigadores se centran en los murciélagos porque son fáciles de atrapar, monitorear y sobre todo satanizar como villanos. Entonces, aunque los investigadores encontraron una coincidencia del 99% para el coronavirus de Wuhan en los pangolines, argumentó, "decidieron no perseguirlo porque no querían molestar a los pobres y en peligro de extinción pangolines". (Al menos algunos documentos que exploran el enlace de pangolín en realidad han pedido más investigación). De acuerdo con Gerald Carter, investigador de la Universidad Estatal de Ohio, existen alrededor de 1.400 especies de murciélagos y no todos ellos portan o corren el riesgo de propagar enfermedades peligrosas. Entonces, hablar de los murciélagos en general como nocivos y peligrosos no tiene sentido. E incluso cuando los murciélagos son portadores de enfermedades peligrosas, los investigadores señalan que en realidad es increíblemente raro que propaguen esas enfermedades rápida o directamente a los humanos. En la mayoría de los casos, señala el investigador de murciélagos de la Universidad Tecnológica de Texas, Tigga Kingston, los murciélagos transportarán un patógeno durante cientos o incluso miles de años sin transmitirlo a los humanos u otras especies intermedias. Las enfermedades transmitidas por los murciélagos generalmente solo se convierten en problemas para los humanos cuando los hacemos problemas, generalmente al lastimar a los murciélagos. La invasión humana y la destrucción de los hábitats de los murciélagos nos ponen a nosotros y a nuestro ganado en un contacto más cercano con los murciélagos que, estresados ​​por el cambio y las amenazas, comienzan a arrojar más copias de virus, lo que hace que los saltos a nuevas especies sean más probables. Cazar murciélagos y almacenarlos en mercados de vida silvestre insalubres también promueve la propagación de virus, así como la fuga de murciélagos virales hacia nuevos entornos debido a la depredación de su hábitat.

Todo lo anterior, hace que las campañas para proteger a los humanos (aniquilando más murciélagos) se sientan absurdamente coherentes muchos en este momento de caos generado por la prensa. A su vez, tales llamadas nos llevan al riesgo de robarle a nuestra sociedad todas las cosas maravillosas que hacen los murciélagos que muchos de nosotros nunca notamos. Muchos murciélagos polinizan plantas y esparcen sus semillas: son esencialmente vitales para las plantas de agave, señala la conservacionista de murciélagos Tara C. Hohoff del Programa de Conservación de Murciélagos de Illinois y, por lo tanto, para la industria del tequila. Otros comen insectos y ayudan a proporcionar al menos mil billones de dólares a la agricultura mundial cada año. Otros todavía juegan un papel importante en el crecimiento de la selva tropical.

Nada de esto significa que no deberíamos estar hablando del posible que los murciélagos desempeñaron en los orígenes del coronavirus de Wuhan. Comprender su parte en esta crisis podría ser vital para prevenir a otras en el futuro. Los fanáticos de los murciélagos solo desearían hablar de eso con un poco más de matices, reconocimiento de nuestro propio papel en la propagación de enfermedades de los murciélagos a otros animales, y consejos para alejar a las personas de la violencia contra los murciélagos y hacia la conservación. Si te interesa conocer más acerca de los quirópteros, no te pierdas nuestro próximo Curso Certificado de Introducción a los Mamíferos Peruanos, a llevarse a cabo los próximos sábados 25 de abril y 2 de mayo.