¿Por qué le tengo más miedo al calentamiento global que al coronavirus?

Actualizado: mar 9

Por Augusto J. Mulanovich - Coordinador de la Estrategia Regional de Desarrollo Bajo en Emisiones de Madre de Dios-Nuestra Tierra. en PNUD y propietario del Mariposario Tambopata.


El calentamiento global, es un fenómeno atmosférico por el cual, los rayos infrarrojos del sol, caen sobre la superficie de la tierra calentándose, y al rebotar regresan al espacio. Sin embargo, una proporción de estos rayos, vuelven a rebotar hacia atmósfera y superficie de la tierra. Esto se debe a la presencia de los llamados “Gases de Efecto Invernadero” o GEI.



Los GEI son gases que reciben y emiten radiación y son responsables de mantener la temperatura de la tierra bajo límites habitables. De este modo puede prosperar la biodiversidad y por lo tanto nuestra sociedad como la conocemos. Estos GEI son principalmente el dióxido de carbono o CO2 (por su fórmula química de dos átomos de oxígeno por uno de carbono), el óxido nitroso, el ozono y el vapor de agua. Este fenómeno natural, que permite la vida en la tierra, está sufriendo un ligero desbalance, pero por más ligero que sea, las consecuencias son potencialmente catastróficas. Siendo los GEI una proporción pequeña de los gases atmosféricos, su característica como gases que reciben y emiten radiación, es bastante eficiente, por lo tanto, un ligero aumento en su concentración, produce un aumento ligero en la temperatura del planeta.


Desde la revolución industrial, el planeta a aumentado significativamente los GEI. Venimos emitiendo principalmente CO2 por la quema de combustibles (petróleo, gas y derivados) y el cambio de uso de la tierra (deforestación), en suficiente cantidad para producir este desbalance, hablamos del incremento potencial de la temperatura en un promedio global de 2 C. Aunque 2 C no parece mucho, es suficiente para transformar el clima del planeta de forma drástica para hacerlo muy hostil a la vida que conocemos. Por el momento, la economía mundial sigue viento en popa, pero el efecto del calentamiento global podría tirar por tierra todas las curvas de desarrollo y bienestar del Banco Mundial. Vamos a seguir observando eventos extremos como huracanes gigantes, veranos extremadamente calurosos e inviernos muy fríos; más incendios como el reciente de Australia por nombrar el fenómeno que más llamó la atención


En la Amazonía, por ejemplo, las sequía se ha intensificado y el polo norte está sufriendo un deshielo nunca antes visto. Los efectos sobre la biodiversidad también son negativos ya que la velocidad de la evolución es mucho más lenta que el cambio climático global que venimos acelerando. El punto de no retorno de los ecosistemas planetarios está cerca, y el de la Amazonía es uno de los más importantes ya que regula la lluvia del planeta. Si, estamos todavía con el pie en el acelerador.


El cambio cuesta y las políticas públicas se vienen dando alrededor del planeta para intentar mantener las condiciones de vida y mejorarlas en donde se requiera, pero también reducir el consumo de los que más tienen. Y a pesar que existen cuantiosas evidencias científicas que se expresan en términos de miles de artículos científicos publicados por revistas auditadas por pares, se ha pasado del escepticismo a la negación.


Desde que por primera vez se planteó el problema en un artículo de 1896, por el químico sueco Svante Arrhenius, el escepticismo científico era grande debido a numerosas incógnitas y otras posibles explicaciones. Sin embargo, el tiempo le dio la razón y hoy, miles de publicaciones dan soporte y consenso sobre la teoría del cambio climático antropogénico (es decir producido por el hombre). A pesar de esto, existen todavía científicos e instituciones, financiadas por la industria del petróleo, que han gastando millones de dólares para crear dudas sobre el consenso científico actual y de esta manera lograr que la duda sirva para mantener la negación del problema en sectores amplios de la población mundial (1)(2) Esta, parece ser una razón importante por la cual se vienen eligiendo a líderes como Trump y Bolsonaro, que abiertamente niegan el calentamiento global antropogénico y que vienen entorpeciendo las políticas públicas y acuerdos globales para luchar contra el problema más importante que enfrenta la humanidad (3)(4).


Dicho todo esto, el lector se preguntará por qué el cambio climático es peor que el coronavirus?. Escogí ese título con la idea de llamar la atención del lector, pero para guardar las apariencias diré, que el coronavirus es una emergencia temporal, que bien manejada no producirá ni remotamente los millones de muertos que produce y producirá el cambio climático.


Bibliografía Recomendada:

El clima: El calentamiento global y el futuro del planeta (ENSAYO-CIENCIA): Desde la

diferencia entre tiempo y clima hasta las consecuencias para la agricultura de las sequías o las grandes inundaciones, pasando por el derroche cotidiano de agua, energía, alimentos y toda clase de cosas imprescindibles, Manuel Toharia -físico, periodista y uno de los divulgadores científicos más respetados del panorama nacional- hace un recorrido por estas cuestiones ofreciendo un amplio abanico de ideas, consejos prácticos y recomendaciones sobre cómo frenar, desde casa y sin grandes aspavientos, esta destrucción sistemática de la vida en el planeta


42 vistas